Nacionalidad Portuguesa para Nacido en Portugal

La última versión de la Ley de Nacionalidad, que amplía los procedimientos de concesión de la nacionalidad, se promulgó en febrero de 2020.

De este modo, los hijos de inmigrantes que hayan vivido en Portugal durante al menos un año, aunque sea de forma ilegal, así como en los casos en que uno de los progenitores resida legalmente en territorio portugués, independientemente del tiempo transcurrido, podrán ser portugueses al nacer.

En la actualidad, el acceso de los extranjeros a la naturalización portuguesa por matrimonio o unión de hecho se permite a los que tienen esta relación durante al menos tres años y es necesario demostrar esta duración.

Así, según el artículo primero de la referida ley de nacionalidad (Ley n.º 37/81, de 03 de octubre) se consideran portugueses de origen:

«a) los hijos de madre portuguesa o de padre portugués nacidos en territorio portugués;

b) Los hijos de madres portuguesas o padres portugueses nacidos en el extranjero si el progenitor portugués está allí al servicio del Estado portugués;

c) Los hijos de madre portuguesa o de padre portugués nacidos en el extranjero si tienen su nacimiento inscrito en el Registro Civil portugués o si declaran su deseo de ser portugueses;

d) Las personas con al menos un ascendiente de nacionalidad portuguesa de 2º grado en línea recta que no haya perdido esa nacionalidad, si declaran querer ser portugueses y tienen vínculos efectivos con la comunidad nacional;

e) Las personas físicas nacidas en territorio portugués, hijas de extranjeros, si al menos uno de los progenitores también ha nacido aquí y tiene residencia aquí, independientemente del título, en el momento del nacimiento;

f) Los nacidos en territorio portugués, hijos de extranjeros que no estén al servicio del respectivo Estado, que no declaren no querer ser portugueses, siempre que, en el momento del nacimiento, uno de los progenitores resida legalmente en territorio portugués, o haya residido aquí, independientemente del título, durante al menos un año;

g) Las personas nacidas en territorio portugués y que no posean ninguna otra nacionalidad. ”

Los artículos siguientes (2 a 5) definen que los hijos menores o incapacitados de padre o madre que adquieran la nacionalidad portuguesa también pueden adquirirla por declaración; por matrimonio o unión de hecho; o por adopción.

El artículo 6 de la misma ley define los procedimientos de adquisición de la nacionalidad por naturalización:

«1 – El Gobierno concede la nacionalidad portuguesa, por naturalización, a los extranjeros que reúnan acumulativamente los siguientes requisitos:

a) Deben ser mayores de edad o estar emancipados según la legislación portuguesa;

b) haber residido legalmente en Portugal durante al menos cinco años;

(c) tienen un conocimiento suficiente de la lengua portuguesa;

d) No haber sido condenado, con una pena de prisión de tres años o más, por un delito castigado por la legislación portuguesa;

e) no constituyan un peligro o una amenaza para la seguridad o la defensa nacional por su participación en actividades relacionadas con la práctica del terrorismo de acuerdo con la ley respectiva.

2 – El Gobierno concederá la nacionalidad, por naturalización, a los menores nacidos en territorio portugués, hijos de extranjeros, que, habiendo alcanzado la edad penal, cumplan los requisitos de los apartados d) y e) del número anterior, siempre que, en el momento de la solicitud, cumplan alguna de las siguientes condiciones

(a) uno de los progenitores ha residido aquí, en cualquier calidad, durante al menos los cinco años inmediatamente anteriores a la solicitud;

(b) uno de los progenitores reside legalmente en el territorio nacional;

c) que el menor haya cursado al menos un año de educación preescolar o primaria, secundaria o profesional.

3 – En el caso de niños o jóvenes menores de 18 años, acogidos en una institución pública, cooperativa, social o privada con convenio de cooperación con el Estado, tras una medida de promoción y protección definitiva aplicada en un proceso de promoción y protección, en los términos del párrafo 3 del artículo 72 de la Ley de Protección de Niños y Jóvenes en Peligro, aprobada en anexo a la Ley nº 147/99, de 1 de septiembre, corresponde al Ministerio Público promover el respectivo proceso de naturalización con exención de las condiciones referidas en el número anterior.

4 – El Gobierno concederá la naturalización, con exención de los requisitos prescritos en los apartados b) y c) del nº 1, a las personas que hayan tenido la nacionalidad portuguesa y, habiéndola perdido, no hayan adquirido nunca otra nacionalidad.

5 – El Gobierno concederá la nacionalidad por naturalización, con exención del requisito establecido en el apartado b) del nº 1, a las personas que cumplan acumulativamente los siguientes requisitos:

a) haber nacido en territorio portugués;

b) Son hijos de un extranjero que tenía residencia aquí, independientemente del título, en el momento de su nacimiento;

c) haber residido aquí, independientemente del título, durante al menos cinco años.

6 – El Gobierno podrá conceder la naturalización, con exención de los requisitos establecidos en los apartados b) y c) del nº 1, a las personas no apátridas que hayan tenido la nacionalidad portuguesa, a las que se consideren descendientes de portugueses, a los miembros de comunidades de ascendencia portuguesa y a los extranjeros que hayan prestado o estén llamados a prestar servicios relevantes al Estado portugués o a la comunidad nacional.

7 – El Gobierno podrá conceder la nacionalidad por naturalización, con dispensa de los requisitos establecidos en los apartados b) y c) del nº 1, a los descendientes de judíos sefardíes portugueses, mediante la demostración de una tradición de pertenencia a una comunidad sefardí de origen portugués, basada en requisitos objetivos probados de conexión con Portugal, a saber, apellidos, lengua familiar, descendencia directa o colateral.

8 – El Gobierno podrá conceder la nacionalidad por naturalización, con exención del requisito establecido en el apartado b) del nº 1, a las personas que sean ascendientes de ciudadanos portugueses originarios, hayan residido aquí, independientemente del título, durante al menos cinco años inmediatamente anteriores a la solicitud y siempre que la ascendencia se haya establecido en el momento del nacimiento del ciudadano portugués.

9 – El Gobierno concederá la nacionalidad por naturalización, con exención de los requisitos establecidos en los apartados a), b) y c) del nº 1, a las personas que no hayan conservado la nacionalidad portuguesa en los términos del artículo 2 del Decreto-Ley nº.308-A/75, de 24 de junio, por haber residido en Portugal menos de cinco años el 25 de abril de 1974, siempre que después de la pérdida de la nacionalidad portuguesa no estuvieran al servicio del Estado respectivo y hayan permanecido y permanezcan en Portugal, independientemente del título, así como sus hijos, nacidos en territorio nacional, a los que no se les concedió la nacionalidad original.

10 – El conocimiento de la lengua portuguesa a que se refiere la letra c) del apartado 1 se presume para los solicitantes nacionales de países de habla portuguesa. ”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat