Residente No Habitual

Con el fin de atraer a Portugal a profesionales no residentes altamente cualificados en actividades de valor añadido, así como a los beneficiarios de pensiones obtenidas en el extranjero, se aprobó el Código Fiscal de Inversiones (por el DL nº 249/2009, de 23 de septiembre) en el que se crea el régimen fiscal del Residente No Habitual en el IRS.

¿Quién puede solicitar este estatus?

Cualquier ciudadano que, tras registrarse como residente en el territorio portugués, cumpla las siguientes condiciones:

– Se considera, a efectos fiscales, residente en el territorio portugués, en el año por el que pretende empezar a tributar como residente no habitual;

– No ha sido considerado residente en territorio portugués en ninguno de los cinco años anteriores al año respecto del cual desea tributar como residente no habitual.

Por lo tanto, si ya tiene el número de identificación fiscal portugués (NIF) pero sigue registrado como no residente, deberá solicitar previamente el cambio de domicilio y de condición a residente por Internet o en un departamento de la AT. Para ello, tendrá que demostrar que vive en Portugal mediante un contrato de alquiler registrado o la adquisición de una propiedad.

Después de presentar la solicitud de la condición de RNH puede obtener, a través de la plataforma AT, la prueba respectiva, en formato PDF.

A partir de entonces, el ciudadano considerado como residente no habitual adquiere el derecho a tributar como tal durante el período de 10 años consecutivos a partir del año, inclusive, de su registro como residente en territorio portugués, siempre que en cada uno de esos 10 años sea considerado residente en el mismo. Este periodo de 10 años es improrrogable.

Hay que tener en cuenta que el disfrute del derecho a tributar como residente no habitual, en cada uno de los años del periodo mencionado, depende de que se considere, en ese año, residente en territorio portugués.

Las rentas obtenidas en el extranjero están exentas de impuestos, sin embargo, dichas rentas (categorías A, B, E, F, G y H) deben agregarse a efectos de determinar el tipo que debe aplicarse a las demás rentas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat